Anterior: Urano Arriba: El Sistema Solar Próximo: Plutón

Neptuno

Science and Engineering Research Council

Royal Greenwich Observatory
_________________________________________________________


Cuaderno de Información No. 44: 'Neptuno'.


Neptuno:

Neptuno es el octavo planeta desde el Sol. Orbita al Sol cada 165 años a una distancia promedio de 30,1 veces la de la Tierra (Unidades Astronómicas). Tiene un diámetro de 48.000 Kilómetros y una masa 17 veces la de la Tierra. Es el más lejano de los gigantes gaseosos, y tiene un período de rotación de cerca de 19 horas. La estructura del planeta es un núcleo rocoso rodeado por una funda de hielo que está, a su vez, rodeada de una atmósfera de 8.000 Kilómetros de espesor. Esta atmósfera está compuesta principalmente de hidrógeno molecular, con nubes de metano. La temperatura de lo que se ve como el disco es de -220°C.


El descubrimiento de Neptuno:

La historia del descubrimiento de Neptuno es intrigante, y es tanto una historia sobre personas y sus caracteres, como una de ciencia.

Durante el siglo 19, las observaciones de las posiciones de Urano se notaban en discrepancia con las efemérides predichas. Dos matemáticos, un Francés, Urbain Leverrier, y un Inglés, John Couch Adams, analizaron estas pequeñas desviaciones de las posiciones predichas asumiendo que eran debidas a la atracción gravitacional de otro, desconocido, planeta. Adams y Leverrier trabajaron independientemente, y ambos predijeron la presencia de un nuevo planeta, en substancialmente el mismo lugar en el cielo.

Leverrier tuvo la buena fortuna de comunicar sus predicciones a Johann Galle en Berlín, quién buscó y encontró a Neptuno en 1846. Adams había intentado interesar al Astrónomo Real, Airy, en sus cálculos, pero, debido a un choque de personalidades, Airy no consideró importante el trabajo de Adams. Él sugirió que Adams debería pedir a Challis, en Cambridge, emprender una búsqueda. Challis utilizó el telescopio Northumberland, que está todavía en Cambridge, para buscar el nuevo planeta. De hecho, Challis observó a Neptuno, pero, como estaba comprometido en una búsqueda sistemática en una gran área del cielo, y buscaba cambios en la posición de alguno de los objetos que había registrado, no notó el hecho de que uno de los objetos más brillantes en el campo de búsqueda mostraba un pequeño disco, y era de hecho Neptuno.

Inicialmente a Leverrier se le dio el crédito por la predicción, y sólo fue algunos años más tarde cuando Adams recibió el crédito conjunto por el primer descubrimiento predicho de un nuevo planeta en el Sistema Solar.


El Voyager 2 en Neptuno:

 [Neptune] Desde la Tierra, Neptuno puede verse sólo como un pequeño disco verdoso. Casi todo nuestro conocimiento detallado sobre Neptuno viene del encuentro cercano con la nave Voyager 2, en 1989.
El Voyager 2 había visitado a Júpiter, Saturno y Urano; Neptuno era su última escala. Le había tomado 12 años llegar allá, pero pasó a 4.800 Kilómetros de la superficie del planeta. Las señales recibidas en la Tierra tenían una potencia de menos de 0,0000000000000001 watt, pero aún así las imágenes mostraban fantásticos detalles.

Se vio que la atmósfera de Neptuno tenía una estructura de bandas similar a la encontrada en los otros gigantes gaseosos. Vimos un huracán gigante, con un diámetro igual al de la Tierra, y otras formaciones de nubes, incluyendo algunos extensos, y muy bellos cirros, arriba (50 Km) de las nubes principales. Se mostró que Neptuno tenía un sistema de nubes muy activo, posiblemente más activo que él de Júpiter.

Observaciones desde la Tierra habían mostrado que Neptuno poseía algunos anillos; las imágenes del Voyager mostraron que había al menos 4 anillos, y se detectaron muchas partículas de polvo en el plano de los anillos.

Neptuno tiene un campo magnético que no está alineado con su eje de rotación. Se piensa que este campo es generado por una capa esférica cerca de la superficie del planeta. Se vieron auroras asociadas con este campo magnético.


Satélites:

Antes del encuentro con el Voyager se sabía que Neptuno tenía dos satélites, Tritón y Nereida, con diámetros de 3.800 y 300 Km. El Voyager encontró seis más, con diámetros desde 50 hasta 200 Kilómetros. Todos estos pequeños cuerpos orbitan a Neptuno cerca de su plano ecuatorial y en la misma dirección de la rotación del planeta. Nereida y Tritón, sin embargo, ambos tienen órbitas que están inclinadas con respecto al plano ecuatorial por 30 y 20 grados.
Tritón también tiene la propiedad única de que su dirección es retrógrada (es el único satélite grande en el Sistema Solar que viaja alrededor de su planeta en dirección inversa a la rotación del planeta). Esto sugiere que estos dos satélites no se condensaron al mismo tiempo que Neptuno, sino que fueron capturados en algún momento ulterior.


Tritón:

Las imágenes de Tritón enviadas por el Voyager fueron probablemente las más excitantes de todo el viaje de 12 años. Muestran vastos cañones, cráteres y picos, con estanques congelados de hielo y amoníaco, y largas fisuras que parecen autopistas transcontinentales. El descubrimiento más sorprendente fueron los volcanes. Son muy diferentes de los volcanes de la Tierra. En lugar de arrojar magma al rojo vivo; es nitrógeno gaseoso, evaporado de su estado líquido, que está siendo ventilado, y está llevando consigo más oscuros compuestos de carbono desde abajo de la superficie del satélite.

La imagen de abajo muestra una variedad de estas características, aunque en la reproducción podrían ser difíciles de ver. Las fisuras parecidas a carreteras pueden verse fácilmente. Dos volcanes se muestran como plumas de material carbonáceo.

 [Triton]


Producido por el Departamento de Servicios de Información del Royal Greenwich Observatory.

PJA Martes Noviembre 25, 10:45:26 GMT 1993.

webman@mail.ast.cam.ac.uk


Actualizada: Julio 11 '97

Optimizada para ser vista con MS Internet Explorer.

Para algunas imágenes ilustrativas y excelentes textos, enlace con:
Neptuno en Vistas del Sistema Solar, de Calvin J. Hamilton

Regreso: ARVAL - Cuadernos del RGO - El Sistema Solar

Mensajes:
Comunicaciones