Arriba: Índice

Galaxias

Particle Physics and Astronomy Research Council

Royal Greenwich Observatory
_________________________________________________________


Cuaderno de Información No. 30: 'Galaxias'.


El Sistema de la Vía Láctea:

En una noche oscura con frecuencia podemos ver una banda de luz cruzando el cielo. Si observamos esta banda con binoculares, o un pequeño telescopio, veremos que se resuelve parcialmente en estrellas. A esta banda la llamamos la Vía Láctea, de hecho está compuesta por una banda de estrellas, la mayoría de las cuales son demasiado tenues para ser resueltas, de modo que vemos su luz combinada en un tenue brillo.

Esta banda es el plano del disco de nuestra galaxia. El Sol es un, más bien tenue, ejemplo de aproximadamente 200.000.000.000 estrellas que componen nuestra galaxia. Estas estrellas están mayoritariamente agrupadas en un disco aplanado que tiene un bulto en su centro.
El Sol está en este disco, a cerca de dos tercios del camino desde el centro hacia el borde. Cuando observamos el cielo nocturno, vemos la Vía Láctea cuando miramos hacia el plano del disco, mientras que cuando miramos en otras direcciones, hacia afuera del plano, vemos muchas menos estrellas.

Hay un componente esférico de nuestra galaxia que contiene estrellas muy antiguas, y cúmulos esféricos de antiguas estrellas. Estos son con frecuencia llamados objetos de la Población 2. Los objetos de la Población 1 se encuentran en el disco.

El tamaño de nuestra galaxia es gigantesco; la luz tarda cerca de 100.000 años en cruzarla.


Galaxias Espirales:

Nuestra galaxia tiene brazos de estrellas más jóvenes y gas, que parecen salir como espirales del centro. De hecho, los objetos en estos brazos espirales están en órbitas casi circulares alrededor del centro de la Galaxia. El Sol tarda cerca de 200 millones de años en completar una órbita alrededor del centro.
Cerca del 30 por ciento de las galaxias tienen brazos espirales. Algunas tienen brazos que salen directamente desde el núcleo, mientras que otras tienen una característica linear, llamada una barra, desde cuyos extremos se originan los brazos.

Las galaxias espirales son ricas en gas y polvo. A algunas las vemos de frente, de modo que los brazos espirales se ven con facilidad, mientras que a otras las vemos de canto. Estas muestran la presencia de canales de polvo que obstruyen la luz de las estrellas que viene de cerca de la línea media del disco.
Vemos esto en nuestra galaxia, donde la Vía Láctea está dividida en dos porciones a lo largo de la mayor parte de su longitud. De hecho, el centro de la Vía Láctea es invisible en luz ordinaria debido a que el polvo interestelar en esa dirección es tan denso. La luz infrarroja, sin embargo, penetra el polvo, y recientes mediciones han permitido a los astrónomos 'ver' el centro de la Galaxia.


Galaxias Elípticas:

La mayoría de las galaxias no muestran características de espiral, ni son discos aplanados; toman forma de elipsoides. Muestran poca evidencia de estrellas jóvenes, polvo, o gases. Son muy diferentes en tamaño, van desde las galaxias elípticas gigantes, con masas de cerca de un millón de millones de veces la del Sol, hasta las elípticas enanas con masas cercanas a las de los cúmulos globulares.


Galaxias Irregulares:

Algunas galaxias no son ni elípticas ni espirales. Algunas de ellas son objetos que han sido gravitatoriamente distorsionadas por la presencia de otra galaxia cercana, pero hay algunas, como las Nubes Magallánicas (ver abajo), que tienen poca simetría en su estructura.


Galaxias Activas:

Algunas galaxias muestran evidencias de la generación de enormes cantidades de energía en la vecindad de sus núcleos. Estas, frecuentemente son fuertes emisoras de radio, y frecuentemente muestran complejas estructuras de lóbulos que se extienden por millones de años-luz.
Otras galaxias tienen núcleos tan energéticos que sólo vemos el brillante núcleo, y no la galaxia que lo contiene; llamamos a estos objetos quasáres (objetos quasi-estelares).

Muchos astrónomos piensan que es necesaria la presencia de un agujero negro en el centro de estos objetos para poder explicar su naturaleza. Debido a que son los objetos más brillantes conocidos en el universo, no es sorprendente que los quasáres sean los objetos más distantes que hemos encontrado. Los más lejanos conocidos son tan distantes, que la luz que vemos llegar desde ellos debe haberse originado cuando el universo tenía sólo una décima de su edad actual.

Nota de ARVAL:
Vea en la Galería: La Galaxia Más Distante en el Universo.


Cúmulos de Galaxias:

Hay muchos cúmulos de galaxias. Los miembros de algunos de los más cercanos pueden verse con pequeños telescopios, en las constelaciones de Virgo y Coma Berenices.
Podemos encontrar cúmulos de galaxias hasta las mayores distancias que logramos alcanzar. Algunos de estos cúmulos contienen miles de galaxias. Con frecuencia encontramos gigantes elípticas cerca de sus centros, y se piensa que estas provienen de la colisión de varias galaxias que se han combinado.

Los estudios de rayos-X han mostrado que hay gas muy caliente entre las galaxias de un cúmulo. Pero este gas no resuelve uno de los más grandes problemas en la astronomía, que consiste en que estos cúmulos requieren de una cierta masa total para explicar cómo se mantienen juntos, pero sólo podemos contabilizar un décimo de esta masa. Esto se conoce como el 'problema de la masa faltante'.


Galaxias Cercanas:

Infortunadamente, aquellos de nosotros que vivimos en el Hemisferio Norte no podemos ver las dos galaxias más cercanas, llamadas las Nubes Magallánicas, que son más bien como dos galaxias satélites de la Vía Láctea.

Pueden ser vistas fácilmente con el ojo desnudo, y sus estrellas más brillantes pueden verse con binoculares. Estas dos galaxias son mucho más pequeñas que la Vía Láctea, y están a cerca de 200.000 años-luz de distancia.

En el cielo del Norte podemos ver dos galaxias con el ojo desnudo. La Galaxia de Andrómeda, M31, es un tenue parche difuso que parece, con binoculares, un objeto con forma de lente. Es una galaxia bastante parecida a la nuestra, a una distancia de cerca de 2 millones de años-luz. Tiene dos galaxias satélites elípticas enanas que pueden verse con un pequeño telescopio.

La otra galaxia (M33 en Triangulum) es mucho más difícil de ver, aunque está a una distancia similar a la de la Galaxia de Andrómeda. Esto es debido a que es más pequeña y de menor brillo intrínseco. También es una galaxia espiral.


Producido por el Departamento de Servicios de Información del Royal Greenwich Observatory.

PJA Miércoles Abril 17 17:27:41 GMT 1996

webman@mail.ast.cam.ac.uk


Actualizada: Agosto 31 '97

Optimizada para ser vista con MS Internet Explorer.

Regreso: ARVAL - Cuadernos del RGO

Mensajes:
Comunicaciones