Observatorio ARVAL

Bienvenido a nuestra página sobre Vida en Marte?


Más recientes actualizaciones de esta página:
Agua en Marte  (Marzo 23, 2004)
Rover: Condiciones Anteriores Adaptadas para la Vida en Marte  (Marzo 12, 2013).



Fecha: Martes, 6 Ago. 1996 16:31:56 -0400
De: NASANews@luna.osf.hq.nasa.gov (NASA HQ Public Affairs Office)
Para: press-release-net@venus.hq.nasa.gov
Re: NASA Briefing Wednesday on Discovery of Early Martian Life
Envía: owner-press-release@venus.hq.nasa.gov

Agosto 6, 1996

Donald Savage
Headquarters, Washington, DC
(Phone: 202/358-1727)

James Hartsfield
Johnson Space Center, Houston, TX
(Phone: 713/483-5111)

David F. Salisbury
Stanford University, CA
(Phone: 415/723-2558)

Nota a los Editores: N96-53


Conferencia de NASA el Miércoles sobre el descubrimiento de Posible Vida Marciana Primitiva

Un equipo de científicos de NASA y Stanford discutirán sus descubrimientos que muestran fuertes evidencias circunstanciales de posible vida primitiva en Marte, incluyendo restos de microfósiles encontrados en un meteorito Marciano, en una conferencia de prensa planeada para la 1:00 p.m. EDT, Agosto 7, en la sede de NASA, 300 E. Street S.W., Washington, DC. Los descubrimientos de este equipo serán publicados en la edición de Agosto 16 del Science Magazine.

Los panelistas serán:

- Dr. Wesley Huntress, Jr., NASA Assoc. Administrator for Space Science, Washington, DC
- Dr. David McKay, principal author, NASA Johnson Space Center (JSC), Houston, TX
- Dr. Everett Gibson, NASA JSC, Houston, TX
- Dr. Richard N. Zare, Professor of Chemistry, Stanford University, CA
- Kathy Thomas-Keprta, Lockheed-Martin, JSC, Houston, TX
- Dr. William Schopf, Professor, Department of Earth and Space Sciences, Univ. of California, Los Angeles

La conferencia será transmitida en vivo en NASA TV con capacidad de preguntas y respuestas para los reporteros cubriendo el evento desde los centros de NASA participantes. El audio de la transmisión estará disponible en el circuito de voz en el Kennedy Space Center llamando al 407/867-1260.

NASA Television es transmitida en el Spacenet 2, transponder 5, canal 9, Banda-C, localizado en 69 grados de Longitud Oeste, con polarización horizontal. La frecuencia será 3880,0 megaHertz, con audio en 6,8 megaHertz.

- fin -



Fecha: Martes, 6 Ago. 1996 16:50:22 -0400
De: NASANews@luna.osf.hq.nasa.gov (NASA HQ Public Affairs Office)
Para: press-release-net@venus.hq.nasa.gov
Re: Statement from Daniel S. Goldin, NASA Administrator
Envía: owner-press-release@venus.hq.nasa.gov

Agosto 6, 1996

Laurie Boeder
Headquarters, Washington, DC
(Phone: 202/358-1898)

Release: 96-159


Declaraciones de Daniel S. Goldin, Administrador de NASA

"NASA ha hecho un sorprendente descubrimiento que indica la posibilidad de que una primitiva forma de vida microscópica pueda haber existido en Marte hace más de tres mil millones de años. La investigación está basada en el sofisticado examen de un antiguo meteorito Marciano que cayó en La Tierra hace unos 13.000 años.

La evidencia es excitante, incluso obligante, pero no conclusiva. Es un descubrimiento que exige ulterior investigación científica. NASA está preparada para asistir en el proceso de rigurosa investigación científica y en el animado debate científico que seguirá a este descubrimiento.

Quiero que todos entiendan que no estamos hablando de 'hombrecillos verdes'. Estas son estructuras unicelulares, extremadamente pequeñas, que en algo se asemejan a las bacterias de La Tierra. No hay evidencia o sugerencia de que ninguna forma de vida superior jamas existió en Marte.

Los científicos de NASA y los investigadores que hicieron este descubrimiento estarán disponibles en una conferencia de prensa mañana para discutir sus hallazgos. Ellos delinearán paso a paso la "historia detectivesca" que explica cómo el meteorito llegó aquí desde Marte, y cómo ellos comenzaron a buscar evidencia de vida muy antigua en esta anciana roca. Ellos también liberarán algunas fascinantes imágenes que documentan su investigación.

- fin -



Nota de prensa de la Asociación Americana para el Avance de la Ciencia


Signos de Antigua Vida en Marte?
Compuestos Orgánicos y Posibles Características Biológicas Encontradas en un Meteorito Marciano.
Aparece en el Science del 16 de Agosto de 1996


Washington, DC - Desde que los científicos supieron que el agua alguna vez fluyó en Marte, se han preguntado si la vida pudo también haber florecido en el planeta, ahora aparentemente muerto. En la edición del 16 de Agosto de Science, McKay et al reportan la primera identificación de compuestos orgánicos en un meteorito Marciano. Más aún, los autores sugieren que estos compuestos, en conjunto con un número de otras características mineralógicas observadas en la roca, podrían ser evidencia de antiguos microorganismos Marcianos.

Los autores del artículo son David S. McKay y Everett K. Gibson, Jr., del Centro Espacial Johnson de NASA en Houston, Texas; Kathie L. Thomas-Keprta de Lockheed Martin en Houston, Texas; Hojatollah Vali de McGill University en Montreal, Quebec; Christopher S. Romanek de University of Georgia's Savannah River Ecology Laboratory en Aiken, South Carolina; y Simon J. Clemett, Xavier D.F. Chllier, Claude R. Maechlin, y Richard N. Zare de Stanford University en Stanford, California.

Las moléculas orgánicas (complejas, basadas en carbono) son requeridas como bloques de construcción de la vida en La Tierra. Los autores buscaron signos de tales moléculas y otros indicadores mineralógicos e indicaciones en texturas, de vida antigua dentro de los poros y fracturas del meteorito Allan Hills 84001 (ALH84001), uno de sólo 12 meteoritos identificados como provenientes de Marte. El ALH84001 es el más antiguo de la docena Marciana, habiéndose cristalizado a partir de roca fundida cerca de 4.500 millones de años atrás, temprano en la evolución del planeta, y es el único meteorito Marciano que contiene carbonatos minerales en forma significativa. (Los carbonatos se formaron algún tiempo después que la roca, quizá cerca de 3.600 millones de años atrás).

Hace cerca de 15 millones de años, un gran impacto meteórico en Marte arrojó al ALH84001 al espacio, desde donde eventualmente cayó en un campo de hielo en la Antártica hace cerca de 13.000 años. El ALH84001, que muestra poca evidencia de erosión terrestre, fue descubierto por científicos cazadores de meteoritos en 1984 y sólo recientemente fue identificado como Marciano.

El ALH84001 está plagado de pequeñas fracturas resultantes principalmente de impactos que ocurrieron cuando la roca estaba en Marte. Los carbonatos secundarios se formaron junto con algunas de estas fracturas. Los autores de *Science* prepararon delgadas secciones de muestra que incluían estas fracturas preexistentes, y encontraron en sus superficies una clara y distintiva distribución de hidrocarburos aromáticos policíclicos (HAPs), moléculas orgánicas que contienen múltiples anillos conectados de átomos de carbono -- las primeras moléculas orgánicas jamas vistas en una roca Marciana. Una variedad de pruebas de contaminación y experimentos de control, indicaron que el material orgánico era indígeno en la roca y no era el resultado de contaminación terrestre. Por ejemplo, los autores notaron que la concentración de HAPs aumenta hacia adentro, mientras que la contaminación Terrestre probablemente hubiera resultado en más HAPs en el exterior de la roca.

La gran pregunta es: De dónde vinieron los HAPs?

Se piensa que los HAPs pueden formarse en cualquiera de dos formas: no-biológica durante la formación estelar primitiva; o biológica, a través de la actividad bacteriana o de otros organismos vivientes, o su degradación (fosilización). En La Tierra, los HAPs abundan como moléculas fósiles en antiguas rocas sedimentarias, carbón y petróleo, el resultado de transformaciones químicas que ocurrieron en los restos de plancton marino muerto y vida vegetal primitiva. También ocurren durante la combustión parcial, como cuando una vela se quema o en los alimentos a la parrilla.

Para examinar el origen de estos HAPs, los autores examinaron la química, mineralogía, y textura de los carbonatos asociados con los HAPs en el meteorito Marciano. Bajo el microscopio electrónico de transmisión, se vio que los glóbulos de carbonatos contenían magnetita de grano fino y partículas de sulfuro ferroso. De estos y otros análisis, los autores compilaron una lista de observaciones acerca de los carbonatos y los HAPs que, tomadas individualmente, podrían ser explicadas por medios no-biológicos. Pero, como ellos escriben en el artículo de *Science*, "cuando se las considera colectivamente ... nosotros concluimos que [estos fenómenos] son evidencia de vida en el antiguo Marte". Algunas de sus observaciones son las siguientes:

* Las más altas concentraciones de HAPs se encontraron asociadas con los carbonatos.

* Los carbonatos formados dentro de las fisuras de la roca, hace cerca de 3.600 millones de años, son más jóvenes que la roca misma.

* Las partículas de magnetita y sulfuros de hierro dentro de los glóbulos de carbonato, son química, estructural y morfológicamente similares a las partículas producidas por bacterias en La Tierra.

* La microscopía electrónica de barrido reveló en la superficie de los carbonatos, pequeños (100 micras) ovoides y formas elongadas. Texturas similares han sido encontradas en la superficie de concreciones de calcitas crecidas en aguas subterráneas durante el Pleistoceno en el Sur de Italia, que han sido interpretadas como representaciones de nanobacterias.

* Algunos reportes anteriores habían sugerido que la temperatura a la que los carbonatos del ALH84001 se formaron fue tan alta como 700°C -- demasiado alta para cualquier tipo de vida. Sin embargo, la composición isotópica de los carbonatos, y la nueva data sobre las partículas de magnetita y sulfuro de hierro, implican un rango de temperaturas de 0°C a 80°C, suficientemente frío como para la vida.

* La magnetita -- un mineral que contiene algún hierro férrico (Fe3+), quizás indica formación por oxidación (la adición de oxígeno) -- y el sulfuro de hierro -- un mineral que puede formarse por reducción (la pérdida de oxígeno) -- fueron encontrados en cercana proximidad en el meteorito Marciano. En La Tierra, características mineralógicas cercanamente asociadas que involucran tanto oxidación como reducción, son características de actividad biológica.

Science es el órgano oficial de la Asociación Americana para el Avance de la Ciencia en Washington, DC, la organización científica más grande del mundo.


El artículo completo de Science Magazine está disponible en Science On-Line:
Search for Past Life on Mars: Possible Relic Biogenic Activity in Martian Meteorite ALH84001
Volumen 273, Número 5277, Edición del 16 de Agosto de 1996, pp. 924-930



Fecha: Wed, 7 Aug 1996 19:17:15 GMT
De: Ron Baalke <BAALKE@KELVIN.JPL.NASA.GOV>
Para: astro@store-forward.mindspring.com
Re: Meteorite Yields Evidence of Primitive Life on Early Mars
Envía: owner-astro@store-forward.mindspring.com
Responda a: astro@store-forward.mindspring.com

Agosto 7, 1996

Donald L. Savage
Headquarters, Washington, DC
(Phone: 202/358-1727)

James Hartsfield
Johnson Space Center, Houston, TX
(Phone: 713/483-5111)

David Salisbury
Stanford University, Palo Alto, CA
(Phone: 415/723-2558)

Release: 96-160


Un Meteorito Produce Evidencia de Vida Primitiva en el Antiguo Marte


Un equipo de científicos investigadores de la NASA en el Centro Espacial Johnson (JSC), en Houston, Texas, y la Universidad de Stanford, en Palo Alto, California, ha encontrado evidencia que fuertemente sugiere que vida primitiva pudo haber existido en Marte más de 3.600 millones de años atrás.

El equipo financiado por NASA, encontró las primeras moléculas orgánicas que se piensa son de origen marciano; Varios aspectos minerales característicos de actividad biológica; Y posibles fósiles microscópicos de organismos primitivos, parecidos a bacterias dentro de una antigua roca marciana que cayó a La Tierra como meteorito. Este conjunto de evidencia indirecta de vida antigua, será reportada en la edición de Agosto 16 de la revista Science, presentando la investigación a la comunidad científica en general, para estudio ulterior.

Esta investigación de dos años fue co-dirigida por los científicos planetarios del JSC, Dr. David McKay, Dr. Everett Gibson y Kathie Thomas-Keprta de Lockheed-Martin, con la importante colaboración de un equipo de Stanford dirigido por el Profesor de Química Dr. Richard Zare, y de otros seis investigadores asociados de NASA y las Universidades.

"No hay un solo descubrimiento que nos lleve a creer que esta es evidencia de antigua vida en Marte. Más bien, es la combinación de muchas cosas que hemos encontrado", dijo McKay. "Ellas incluyen la detección en Stanford de un aparentemente único patrón de moléculas orgánicas, compuestos de carbono que son la base de la vida. También encontramos varias fases minerales inusuales que son conocidos productos de organismos microscópicos primitivos en La Tierra. Estructuras que podrían ser fósiles microscópicos parecen corroborar todo esto. La relación de todas estas cosas en términos de localización - dentro de pocos cientos de milésimas de pulgada unos de otros - es la evidencia más convincente".

"Es muy difícil probar que existía vida en La Tierra hace 3.600 millones de años, no se diga en Marte", dijo Zare. "Los standards existentes de prueba, que nosotros creemos haber alcanzado, incluyen poseer una muestra precisamente fechada que contenga microfósiles nativos, manifestaciones mineralógicas características de la vida, y evidencia de química orgánica compleja".

Durante dos años, hemos aplicado tecnología actualizada para hacer estos análisis, y creemos que hemos encontrado muy razonable evidencia de antigua vida en Marte", añadió Gibson. "No decimos que lo hemos probado en forma conclusiva. Estamos presentando esta evidencia a la comunidad científica para que otros investigadores la verifiquen, aumenten, ataquen -- la demuestren falsa si pueden -- como parte del proceso científico. Entonces, en un año o dos, esperamos resolver la cuestión de una forma u otra".

"La que hemos encontrado ser la más razonable interpretación es de naturaleza tan radical, que sólo será aceptada o rechazada luego de que otros grupos o confirmen nuestros hallazgos o los rechacen", añadió McKay.

La roca ígnea en el meteorito de 4,2 libras (1,9Kg), con tamaño de papa, ha sido fechada en una edad de cerca de 4.500 millones de años, el periodo cuando el planeta Marte se formó. La roca se cree que se originó bajo la superficie marciana y que ha sido extensamente fracturada por impactos cuando los meteoritos bombardeaban los planetas en el primitivo Sistema Solar interior. Entre hace 3.600 y 4.000 años, un tiempo durante el cual se piensa generalmente que el planeta era más caluroso y húmedo, se cree que el agua penetró las fracturas en la roca sub-superficial, posiblemente formando un sistema de aguas subterráneas.

Puesto que el agua estaba saturada con bióxido de carbono de la atmósfera Marciana, se depositaron minerales carbonados en las fracturas. Los hallazgos del equipo indican que organismos vivientes pudieran haber asistido en la formación del carbonato, y algunos restos de los organismos microscópicos pueden haber sido fosilizados, de forma similar a la formación de fósiles en la roca caliza en La Tierra. Entonces, hace 16 millones de años, un enorme cometa o asteroide golpeó a Marte, eyectando una parte de la roca en su localización sub-superficial con suficiente fuerza para escapar del planeta. Durante millones de años, el trozo de roca flotó en el espacio. Encontró la atmósfera Terrestre hace 13.000 años y cayó en la Antártica como un meteorito.

Es en los pequeños glóbulos de carbonatos que los investigadores encontraron un número de características que pueden ser interpretadas como sugestivas de antigua vida. Los investigadores de Stanford encontraron cantidades fácilmente detectables de moléculas orgánicas llamadas hidrocarburos aromáticos policíclicos (HAPs) concentrados en la vecindad de los carbonatos. Los investigadores en el JSC encontraron compuestos minerales comúnmente asociados con organismos microscópicos y posibles estructuras fósiles microscópicas.

Los más grandes de los posibles fósiles tienen menos de 1/100 del diámetro de un cabello humano, y la mayoría cerca de 1/1000 -- tan pequeños que se requeriría cerca de mil, uno seguido del otro, para abarcar el punto al final de esta frase. Algunos tienen forma ovoide, mientras otros son tubulares. En apariencia y tamaño, las estructuras son sorprendentemente similares a los fósiles microscópicos de las más pequeñas bacterias encontradas en La Tierra.

El meteorito, llamado ALH84001, fue encontrado en 1984 en el campo de hielo Allan Hills, Antártica, por una expedición anual del Programa de Meteoritos Antárticos de la Fundación Nacional de Ciencias (NSF). Se preservó para estudio en el Laboratorio de Procesamiento de Meteoritos, y su posible origen Marciano no fue reconocido hasta 1993. Es uno de sólo 12 meteoritos identificados hasta ahora que igualan la química Marciana medida por las naves Viking que descendieron en Marte en 1976. El ALH84001 es con mucho el más antiguo de los 12 meteoritos Marcianos, más de tres veces más antiguo que cualquier otro.

Muchos de los hallazgos del equipo fueron posibles sólo debido a muy recientes avances en la tecnología de microscopía electrónica de barrido de alta resolución y espectrometría de masas con láser. Sólo hace unos años, muchas de las características que ellos reportan no eran detectables. Aunque anteriores estudios de este meteorito y otros de origen Marciano no detectaron evidencias de vida antigua, ellos fueron generalmente hechos usando menores niveles de ampliación, sin el beneficio de la tecnología usada en esta investigación. El reciente descubrimiento de bacterias extremadamente pequeñas en La Tierra, llamadas nanobacterias, impulsó a al equipo a hacer este trabajo a una escala mucho más fina que los esfuerzos anteriores.

Los nueve autores del reporte de Science incluyen a McKay, Gibson y Thomas-Keprta del JSC; Christopher Romanek, anteriormente un asociado post-doctoral del National Research Council en el JSC, que es ahora un científico del staff en el Savannah River Ecology Laboratory en la Universidad de Georgia; Hojatollah Vali, un asociado post-doctoral del National Research Council en el JSC y un científico del staff en la Universidad McGill, Montreal, Quebec, Canadá; y Zare, los estudiantes graduados Simon J. Clemett y Claude R. Maechling y el estudiante post-doctoral Xavier Chillier de la Universidad de Stanford, Departamento de Química.

El equipo de investigadores incluye una amplia variedad de experticia, incluyendo microbiología, mineralogía, técnicas analíticas, geoquímica y química orgánica, y el análisis cruzó todas estas disciplinas. Mayores detalles sobre los hallazgos, presentados en el artículo de Science incluyen:

* Investigadores en la Universidad de Stanford usaron un espectrómetro de masas dual -- el más sensible instrumento de este tipo en el mundo -- para encontrar la presencia de una común familia de moléculas orgánicas llamadas HAPs. Cuando los microorganismos mueren, las moléculas orgánicas complejas que contienen, frecuentemente degradan en HAPs. Los HAPs están frecuentemente asociados con antiguas rocas sedimentarias, carbones y petróleo en La Tierra y pueden ser contaminantes comunes en el aire. No sólo los científicos encontraron HAPs en cantidades fácilmente detectables en el ALH84001, sino que encontraron que estas moléculas estaban concentradas en la vecindad de los glóbulos de carbonatos. Este hallazgo parece consistente con la proposición de que ellos son el resultado de un proceso de fosilización. Además, la composición única de los HAPs del meteorito, es consistente con lo que los científicos esperan de la fosilización de organismos muy primitivos. En La Tierra, los HAPs, virtualmente siempre, ocurren en miles de formas, pero en el meteorito, ellos son dominados por sólo cerca de media docena de compuestos diferentes. La simplicidad de esta muestra, combinada con la ausencia de HAPs de bajo peso, como naftaleno, también difiere substancialmente de aquella de los HAPs previamente medidos en meteoritos no-Marcianos.

* El equipo encontró compuestos inusuales -- sulfuros de hierro y magnetita -- que pueden ser producidos por bacterias anaeróbicas y otros organismos en la Tierra. Los compuestos fueron encontrados en localidades directamente asociadas con estructuras similares a fósiles y glóbulos de carbonatos en el meteorito. Condiciones extremas -- condiciones muy improbablemente encontradas por el meteorito -- se habrían requerido para producir estos compuestos en cercana proximidad unos de otros si la vida no estuviese implicada. El carbonato también contenía pequeños granos de magnetita, que son casi idénticos a los restos fósiles magnéticos frecuentemente dejados por ciertas bacterias encontradas en la Tierra. Otros minerales comúnmente asociados con actividad biológica en la Tierra, fueron también encontradas en el carbonato.

* La formación del carbonato o los fósiles, por organismos vivientes mientras el meteorito estaba en la Antártica, fue considerada improbable por varias razones. El carbonato fue fechado usando un método de isótopos precursores, y se determinó que era de 3.600 millones de años de antigüedad, y las moléculas orgánicas fueron primero detectadas muy adentro del antiguo carbonato. Además, el equipo analizó muestras representativas de otros meteoritos de la Antártica sin encontrar evidencia de estructuras parecidas a fósiles, moléculas orgánicas o compuestos de posible origen biológico, ni minerales similares a los del meteorito ALH84001. La composición y localización de las moléculas orgánicas de HAPs encontradas en el meteorito, también parecían confirmar que la posible evidencia de vida era extraterrestre. No se encontraron HAPs en la corteza exterior del meteorito, pero la concentración de HAPs aumentaba en el interior del meteorito a niveles mayores de los que jamas se hayan encontrado en la Antártica. Mayores concentraciones de HAPs hubiesen probablemente sido encontradas en el exterior del meteorito, disminuyendo hacia el interior, si las moléculas orgánicas fueran el resultado de contaminación del meteorito en La Tierra.

Información adicional podrá obtenerse a la 1pm EDT vía el Internet en: http://www.jsc.nasa.gov/pao/flash/



Fecha: Wed, 7 Aug 1996 12:57:38 -0400
De: NASANews@luna.osf.hq.nasa.gov (NASA HQ Public Affairs Office)
Para: press-release-net@venus.hq.nasa.gov
Re: Mars Meteorite Images Available via Internet
Envía: owner-press-release@venus.hq.nasa.gov

Agosto 7, 1996

David E. Steitz
Headquarters, Washington, DC
(Phone: 202/358-1730)

Release: I96-6


Imágenes del Meteorito de Marte Disponibles Vía el Internet


Fotografías que soportan la conferencia de hoy, en la que un equipo de científicos de NASA y de Stanford discutirán sus hallazgos que muestran fuerte evidencia circunstancial sobre posible antigua vida en Marte, incluyendo restos de microfósiles encontrados en un meteorito Marciano, están disponibles vía el Internet. Audio en Real Time de la conferencia de hoy, también estará disponible en estos sitios.

Los URLs en el World-Wide Web del Internet son:

http://www.jsc.nasa.gov/pao/flash

http://cu-ames.arc.nasa.gov/marslife

http://rsd.gsfc.nasa.gov/marslife

- fin -


Las notas de prensa de NASA y otra información están disponibles automáticamente enviando un mensaje de correo electrónico del Internet a domo@hq.nasa.gov. En el cuerpo del mensaje (no en la línea de Subject) el usuario debe escribir las palabras "subscribe press-release" (sin comillas). El sistema responderá con una confirmación por E-mail de cada subscripción. Un segundo mensaje automático incluirá información adicional sobre el servicio. Las notas de NASA también están disponibles vía Compuserve usando el comando GO NASA.



SEDS - SpaceViews

Noticias de última Hora


Cómo Sabemos que Vino de Marte?

Actualizado: 1996 Agosto 8, 07:45 GMT


Una pregunta frecuentemente hecha por el público luego del anuncio del Miércoles sobre la evidencia de antigua vida en Marte basada en el análisis de un meteorito Marciano es simplemente: "Cómo sabemos que el meteorito vino de Marte?"

La respuesta viene de una historia detectivesca tipo Sherlock Holmes, en la que los científicos eliminaron todas las fuentes imposibles para una clase de meteoritos, dejando a Marte, tan improbable como parecía, como la fuente.

Hay cerca de una docena de meteoritos que caen dentro de una clasificación conocida como "SNC". SNC son las siglas para Shergottita, Nakhlita, y Chassigny, tres clases similares de meteoritos que son muy diferentes de todas las otras clases de meteoritos.

A mediados de los 70s, estudios de la clase Nakhlita de meteoritos mostraron que eran mucho más recientes que los meteoritos típicos, con una edad promedio de cerca de tan sólo 1.300 millones de años; Miles de millones de años más jóvenes que otros meteoritos pequeños. La composición química de estos objetos también era inusual, con abundancias de Tierras-Raras y otros elementos más típicos de La Tierra que los de otros meteoritos.

Las primeras propuestas de que los meteoritos SNC eran de Marte, se hicieron al final de los 70s. Estas propuestas se formaron por un proceso de eliminación: Todos los otros cuerpos de origen para estos meteoritos, fueron rechazados debido a su composición química o dinámica orbital.

Nuevas técnicas experimentales a mediados de los 80s, proveyeron la primera prueba sólida de que los meteoritos SNC vinieron de Marte.

Los científicos pudieron estudiar los pequeños bolsillos de aire Marciano atrapados dentro de estos meteoritos. Las relaciones entre isótopos de Argón y Xenón, dos gases nobles, encontradas en los meteoritos, eran muy similares a las relaciones medidas por las naves Viking en Marte.

Prueba más substancial vino poco después, cuando los investigadores encontraron un enriquecimiento del isótopo Nitrógeno-15. Este enriquecimiento era muy similar al que se encuentra en la atmósfera de Marte, y no se encuentra en ningún otro sitio en el Sistema Solar.

Aún cuando Marte fue precisado como la fuente de los SNCs, el mecanismo para remover las rocas de la superficie Marciana y traerlas a La Tierra era todavía desconocido. Para el final de los 80s, Ann Vickery y Jay Melosh en la Universidad de Arizona encontraron que la ejección por medio de un gran impacto, era el método más probable para remover las rocas de Marte.

Vickery y Melosh propusieron que un único evento de impacto hace alrededor de 200 millones de años eyectó a todos los meteoritos SNC conocidos, que viajaron a través del espacio durante millones de años antes de llegar a La Tierra.


Hay otros artículos e información de referencia recabada por SEDS en: http://www.seds.org/spaceviews/hotnews.html



Evidencia de Vida Encontrada en un Segundo Meteorito Marciano
Escrito por Ron Baalke
Noviembre 1, 1996


Ayer en una conferencia de prensa, científicos en Inglaterra dijeron que habían encontrado trazas de material orgánico en un segundo meteorito Marciano, EETA 79001.
El mismo equipo también reportó que habían encontrado materia orgánica en el meteorito ALH 84001, el mismo meteorito que un equipo de NASA reportó en Agosto pasado como conteniendo posibles micro-fósiles.
Un hallazgo crítico del equipo Británico es que el EETA 79001 contiene cantidades significativas de material orgánico, hasta 1.000 partes por millón.
Este material orgánico está todavía por identificar.
El equipo Británico consiste de Ian Wright y Colin Pillinger de la Universidad Británica Abierta, y Mónica Grady del Museo de Historia Natural de Londres.

El meteorito EETA 79001 fue encontrado en la morrena Elefante en la Antártica, y fue el primer meteorito encontrado en la temporada de recolección 1979-1980.
El EETA 79001 está clasificado como una Shergotita, el sub-grupo más común de meteoritos Marcianos.
El EETA 79001 pesa 7.900 gramos, y es el segundo más grande meteorito Marciano jamás encontrado - sólo el meteorito Zagami es mayor.
Lo que hace particularmente excitante al hallazgo del equipo Británico, es que el EETA 79001 es mucho más joven que el ALH 84001.
El EETA 79001 es de sólo 180 millones de años de antigüedad - muy joven en la escala de Sistema Solar - y fue lanzado al espacio desde Marte hace 600.000 años.
La joven edad de este meteorito, sugiere que la vida existió en Marte por mucho más tiempo que lo que se pensaba previamente, y que hay la posibilidad de que pueda existir vida en Marte hoy en día.

Para más información sobre los meteoritos Marcianos, vea el Home Page de Meteoritos Marcianos en: http://www.jpl.nasa.gov/snc/

Ron Baalke



Sky & Telescope News Bulletin
Noviembre 2, 1996


Más Evidencia de Marcianos


Un grupo de científicos Británicos ha elevado la apuesta en el debate sobre "Vida en Marte", con su anuncio de que un segundo meteorito Marciano contiene una cantidad significativa de material orgánico.
Más aún, el meteorito en cuestión -- designado EETA 79001 -- es una roca relativamente joven, un trozo de 8Kgr. de basalto volcánico que se escurrió hacia el paisaje Marciano hace cerca de 180 millones de años.
El meteorito fue lanzado de Marte hace cerca de 500.000 años, pasando la mayor parte de este tiempo errando en el espacio interplanetario, y fue descubierto en la Antártica en 1979.

Los investigadores Colin Pillinger, Ian Wright, y Monica Grady encontraron que los granos de carbonato en el EETA 79001 contienen hasta una parte en 1.000 de material orgánico.
Hicieron el descubrimiento, suavemente calentando la roca hasta que la materia orgánica se vaporizó, a 300-700° Celsius, y entonces analizando la proporción de isótopos de carbono en el gas que escapaba.
Phillinger apunta, que su equipo primero se dio cuenta de que el meteorito contenía trazas de materia orgánica hace siete años, pero entonces, otros argumentaron que se había contaminado al llegar a la Tierra.
Esta vez, usaron una porción de la roca protegida del contacto exterior por minerales vidriosos.


Detalles completos, mapas del cielo, y noticias de otros eventos aparecen cada mes en SKY & TELESCOPE, la revista esencial de astronomía. Vea nuestro sitio en el Web en http://www.skypub.com.


Actualización:

Meteorito Marciano Contiene Signos de Vida de la Tierra, No de Marte

Científicos Reportan que la Roca Marciana Está Contaminada con Material Orgánico de la Tierra


El caso por la vida en Marte parece hacerse más difícil de probar.


El meteorito, que los científicos pensaron que contenía fósiles microscópicos de vida Marciana, podría sólo estar contaminado con material orgánico de la Tierra. En la edición del 16 de Enero de 1998 del Science Magazine, dos equipos de investigadores reportan que el carbono orgánico en el meteorito Marciano Allan Hills 84001 (ALH84001) proviene de la Tierra y no de Marte.

En dos trabajos separados, científicos del Scripps Institution of Oceanography en la Universidad de California, San Diego, y en la Universidad de Arizona en Tucson, concluyen que la roca Marciana del tamaño de una papa, fue contaminada por el hielo Antártico en el que fue encontrada. Estos científicos son los primeros en publicar resultados sobre ensayos en el material orgánico contenido en el meteorito, desde que los equipos de investigadores en el Centro Espacial Johnson y la Universidad de Stanford anunciaron sus resultados en Agosto de 1996.

"Estas son malas noticias con respecto a utilizar estos meteoritos para definir si jamas hubo o hay vida en Marte", dijo Jeff Bada, un profesor de química marina que dirigió el equipo de Scripps. "Esto muestra que los meteoritos no van a darnos una respuesta definitiva".


El Hallazgo:
Posibles Microfósiles Marcianos

Para entender este debate científico continuo, deberíamos revisar los hallazgos de los científicos del Centro Espacial Johnson y la Universidad de Stanford. En Agosto de 1996, ellos reportaron que habían encontrado en el meteorito ALH84001 las primeras moléculas orgánicas que podrían ser de origen Marciano. Llamados hidrocarburos aromáticos policíclicos (PAHs), estas moléculas orgánicas fueron encontradas en cantidades fácilmente detectables, en diminutos glóbulos de carbonato dentro del meteorito. También anotaron haber encontrado varias aspectos minerales característicos de la actividad biológica, y posibles fósiles microscópicos de primitivos organismos, parecidos a bacterias, dentro del meteorito. Sus hallazgos fueron publicados en la edición del 16 de Agosto de 1996 de Science.

Los científicos propusieron que microorganismos muy primitivos habían asistido en la formación del carbonato, y que algunos de los organismos microscópicos podrían haberse fosilizado, en forma similar a la formación de fósiles en piedra caliza en la Tierra.


Cuestionando el Hallazgo:
Aminoácidos en la Roca Marciana

El equipo de Bada en el Scripps Institution of Oceanography analizó los aminoácidos contenidos dentro de una muestra del meteorito, mientras que el equipo de Timothy Jull en la Universidad de Arizona examinó la actividad de radio carbono en la masa orgánica.

"Lo que encontramos", dijo Bada, "fue que, sí, hay aminoácidos en el meteorito en muy bajos niveles, pero que son claramente terrestres y se ven similares a los aminoácidos que vemos en el hielo Antártico circundante. Cómo llegaron allí adentro es todavía un asunto abierto".

Bada dijo que él escogió enfocar su análisis sobre los aminoácidos dentro del meteorito porque, a diferencia de los PAHs, ellos tienen un papel esencial en bioquímica.

Un experto en el análisis de aminoácidos, Bada utilizó cromatografía líquida de alto rendimiento al analizar los aminoácidos en el meteorito, para determinar su "orientación". Encontró que la mayor parte de los aminoácidos consistían de formas levógiras, similares a las observadas en los hielos de Allan Hills en la Antártica, donde se encontró el meteorito. Bada dijo que no podía descartar la posibilidad de que pequeñas cantidades de algún aminoácido extraterrestre, como formas dextrógiras de alanina, estuvieran preservadas en el meteorito.

"Lo nosotros y el equipo de Tim Jull hemos mostrado, es que no hay evidencia en nuestras manos de que el meteorito contenga compuestos que pudiéramos definitivamente rastrear hasta Marte, excepto quizás algún componente misterioso que no entendemos hasta ahora", dijo.


Cuestionando el Hallazgo:
Fechado por Radio Carbono de la Roca Marciana

El grupo de A. J. Timothy Jull en Arizona utilizó trazadores de carbono-14 y carbono-13 para determinar el origen de los minerales carbonados y del carbono orgánico en el meteorito. Sus resultados indicaron que la mayoría del material orgánico en el ALH84001 es material contaminado, que adquirió después de caer en la Tierra.

"Parece ser material orgánico Terrestre normal", dijo Jull. "El contenido de carbono-14 en él, sugiere que hubo varios episodios de contaminación".

El equipo de Jull quemó muestras del meteorito a diferentes temperaturas, para separar el carbono orgánico y los carbonatos minerales en el meteorito. En cuatro experimentos separados de "combustión por pasos", recolectaron el gas de dióxido de carbono producido, y prepararon el carbono para análisis isotópico por el procedimiento estándar de radio carbono. En el Laboratorio del Acelerador del Espectrómetro de Masas, los científicos entonces midieron cuánto del pesado y estable isótopo del carbono, el carbono-13, y del isótopo radioactivo del carbono, el carbono-14, estaban presentes en el carbono orgánico y en los carbonatos minerales.

El grupo de Jull es el primero en reportar sobre el grueso, la parte principal, del material orgánico en una muestra del meteorito ALH84001. Durante los últimos tres años, Jull, un geocientífico investigador, ha estado estudiando la composición isotópica del meteorito de Allan Hills para obtener más información sobre la composición isotópica de la atmósfera Marciana primitiva. Antes de que los científicos del Centro Espacial Johnson y la Universidad de Stanford anunciaran, en Agosto de 1996, la posible existencia de fósiles bacterianos en el meteorito, varios científicos, incluyendo a Jull, habían descubierto que los carbonatos minerales del meteorito eran mucho más ricos en carbono-13 que cualquier carbonato de la Tierra.

"Esta señal poco común (el enriquecimiento en carbono-13) marca a los carbonatos minerales en el meteorito de Allan Hills, como probablemente formado en una fuente como la atmósfera de Marte", dijo Jull.

Él y su equipo también han descubierto que la abundancia de carbono-13 en el carbono orgánico del meteorito, corresponde exactamente con la abundancia del carbono-13 en el carbono orgánico de la Tierra. "Parece material orgánico Terrestre normal, con la excepción de un pequeño componente del ALH84001". Los investigadores dicen que sospechan que este componente es algún carbono indígeno a la roca, posiblemente asociado con una fase mineral, que se quema a mayores temperaturas.

Los datos del carbono-13 son por sí solos evidencia convincente de que el carbono orgánico en el meteorito es "material orgánico Terrestre normal", dijo Jull. "Combinar esto con la evidencia del carbono-14, es el argumento decisivo", añadió.

El carbono radioactivo se produce cuando los rayos cósmicos del espacio golpean la atmósfera de la Tierra y reaccionan con el nitrógeno. El carbono-14 también puede ser producido en minerales irradiados en el espacio y en Marte, por reacciones nucleares de alta energía. Sin embargo, Jull y sus co-investigadores muestran que no hay un mecanismo para producir carbono-14 en el material orgánico, porque esto requiere que neutrones de baja energía interactúen con los átomos de nitrógeno. De esta forma, el material orgánico que se originase en Marte contendría una cantidad despreciable de carbono radioactivo antes de caer en la Tierra.

Jull y su equipo descubrieron que el carbono orgánico en el meteorito de Hallen Hills contiene suficiente carbono-14 como para arrojar una edad por radio carbono entre 11.000 y 5.200 años. Jull previamente había determinado por análisis de radio carbono de los silicatos minerales en el meteorito, que la roca cayó en la Tierra hace cerca de 13.000 años.

"El carbono-14 muestra conclusivamente que los carbonatos y los orgánicos en el meteorito no provienen de la misma fuente", dijo Jull. "También muestra que el carbono orgánico tiene un origen Terrestre, probablemente a través de varios episodios de contaminación".

"El material orgánico contiene carbono-14 y el carbonato no, porque el carbonato vino de algún lugar en el espacio, presumiblemente Marte, y el material orgánico es una adición reciente, que tuvo lugar mientras el meteorito estaba en el hielo", dijo Jull. "Así que, no hay conexión entre estas dos cosas".


La Duda Permanece

Jull dijo, que aunque de la comunidad científica puede esperarse que hagan muchos más descubrimientos sobre el meteorito de Allan Hills, le sorprendería que los científicos obtuvieran una respuesta definitiva sobre la cuestión de la posible antigua vida en Marte, de este, o de cualquier otro meteorito.

J. Warren Beck, un científico investigador asociado en física de la Universidad de Arizona, estuvo de acuerdo. "Aunque ultimadamente encontremos que toda la materia orgánica en este meteorito vino de la Tierra, eso no excluye la posibilidad de que la vida haya evolucionado en Marte. Un meteorito representa sólo un minúsculo fragmento de todo un planeta", dijo Beck.

Bada dijo, que los científicos tendrán que esperar hasta que una misión a Marte programada para el 2005 traiga muestras de la superficie Marciana, para determinar si la vida alguna vez agració el planeta.

"Mientras tanto, podemos someter a estos meteoritos a cualquier tipo de análisis que queramos intentar, y no vamos a encontrar una respuesta, de una forma o la otra, sobre si la vida existió en Marte", dijo.


Créditos y Más Información

Co-autores del trabajo de Scripps junto con Bada, son Daniel Glavin, un estudiante graduado de Scripps; Gene McDonald, del Jet Propulsion Laboratory de la NASA; y Luann Becker, de la Universidad de Hawaii. Co-autores del trabajo de la Universidad de Arizona junto con Jull y Beck, son Christopher J. Courtney y Daniel Jeffrey de la Universidad de Arizona.

Puede encontrar enlaces hacia más información sobre el meteorito ALH84001, en la página de Hot Topics del Planetary Society.


Copyright (c) 1998 The Planetary Society. Reservados todos los derechos.

Última actualización: Enero 15, '98


Esta actualización se reproduce en el sitio de ARVAL con el permiso de The Planetary Society.


Actualización:

SKY & TELESCOPE'S NEWS BULLETIN
MARZO 19, 1999

MÁS MICROBIOS MARCIANOS?

El Jueves 18 de Marzo, científicos de la NASA ofrecieron nueva evidencia de que microbios fosilizados podrían estar presentes en al menos tres meteoritos de Marte. Kathie L. Thomas-Keprta (NASA/Johnson) mostró que la roca controversial, conocida como Allan Hills 84001 contiene muchos cristales microscópicos de magnetita, un mineral rico en hierro. Una cuarta parte de ellos son prismas hexagonales del mismo tamaño, perfectamente formados y libres de impurezas químicas. Ciertas bacterias producen rutinariamente tales cristales ultra-puros de magnetita, como una forma de orientarse con el campo magnético de la Tierra, y no pueden formarse por medio de ningún proceso inorgánico conocido. De todos los indicios de fósiles microbianos vistos en el ALH84001, Thomas-Keprta dice que los gránulos de magnetita proporcionan la más fuerte evidencia.

David S. McKay (NASA/Johnson) indicó la posibilidad de que otros dos meteoritos Marcianos, Nakhla y Shergotty, contengan microbios fosilizados. Sus imágenes en el microscopio electrónico de barrido muestran una variedad de formas redondas y ovaladas encontradas en pequeñas grietas dentro de una roca Nakhla. "Son microfósiles?" McKay preguntó en voz alta. "No sabemos". Pero anotó que los glóbulos están enriquecidos con óxidos de hierro, algo que ocurre comúnmente cuando muere un microbio y su célula se mineraliza. Más aún, las características sospechosas tienen unas cuantas décimas de micras de diámetro, un tamaño comparable con él de muchas bacterias. (Muchos de los fósiles putativos en el ALH 84001 eran mucho menores - demasiado pequeños, argumentaron algunos microbiólogos, como para haber sido formas viables). El equipo de NASA intentará examinar el interior de los glóbulos, buscando indicios de estructura celular, y para determinar si son el resultado de contaminación en la Tierra. A diferencia del ALH 84001, que estuvo en los campos helados de la Antártica durante 16.000 años antes de ser descubiertos, muchas partes del Nakhla fueron recuperadas casi inmediatamente después de que cayera en Egipto, el 28 de Junio de 1911. La muestra de McKay proviene de un fragmento con una "corteza de fusión" intacta, que fue abierta el año pasado en condiciones estériles, en un ambiente limpio.

McKay también mostró características sospechosas del interior de Shergotty, aún cuando su estudio apenas comienza. Shergotty se cristalizó a partir de roca fundida apenas hace 165 millones de años, mientras que Nakhla tiene cerca de 1.300 millones de años, y el ALH 84001 tiene 4.000 millones de años de edad. De modo que, si realmente existen fósiles microbianos en estos tres meteoritos, esto significa que la vida ha existido en Marte durante la mayor parte de la historia del planeta, y podría existir allí hoy en día. La NASA espera obtener muestras del Planeta Rojo, por medio de una nave espacial, en el 2008, y la agencia está actualmente debatiendo sobre como aislar y estudiar el material Marciano una vez que llegue a la Tierra.

Thomas-Keprta y McKay reportaron sus resultados en la 30ava Conferencia Anual Lunar y Planetaria, en Houston, Texas, que este año atrajo casi 1.100 investigadores - una asistencia récord - de todo el mundo.


Copyright 1999 Sky Publishing Corporation.
El Weekly News Bulletin y el calendario para observadores Sky at a Glance de S&T se proveen como un servicio a la comunidad astronómica por los editores del SKY & TELESCOPE magazine. Su amplia distribución electrónica es promovida, siempre que se incluyan estos párrafos. Pero el texto del boletín y del calendario no pueden ser publicados en ninguna otra forma sin el permiso de Sky Publishing (contacte a permissions@skypub.com o por el teléfono 617-864-7360). Las actualizaciones de las noticias astronómicas, incluyendo enlaces activos hacia recursos relacionados en el Internet, están disponibles vía el sitio en el World Wide Web de SKY & TELESCOPE, en http://www.skypub.com/.


Actualización:

NASA Space Science News
Diciembre 20, 2000

Micro-Magnetos Marcianos

El meteorito de Allan Hills está salpicado con diminutos cristales magnéticos que en nuestro planeta sólo son hechos por bacterias.

Cristales Magnéticos - (ALH84001) El caso por la antigua vida en Marte se ve mejor que nunca después de que los científicos anunciaron en Diciembre 13 '00 que han descubierto cristales magnéticos dentro de un meteorito Marciano - cristales que, aquí en la Tierra, son sólo producidos por formas de vida microscópicas.

El compuesto magnético, llamado magnetita, Fe3O4, es bastante común en nuestro planeta. Está presente, por ejemplo, en las cintas de audio y video. Pero sólo ciertos tipos de bacterias terrestres, que pueden ensamblar los cristales átomo por átomo, producen estructuras de magnetita químicamente puras y libres de defectos.

Científicos que estudian el meteorito de Allan Hills, una roca Marciana de 4.000 millones de años que aterrizó en la Antártica hace unos 13.000 años, encontraron precisamente esos cristales profundamente dentro de la roca espacial.

Arriba-Derecha:  Una imagen obtenida con un microscopio electrónico de transmisión (TEM) de los cristales de magnetita del meteorito. Las flechas indican varias formas de cristales.

"Encontrar este tipo de cristal magnético en un material de otro planeta es un hallazgo sorprendente e importante", dijo el Dr. Dennis Bazylinski, un geobiólogo en Iowa State University. Bazylinski dirige uno de los pocos laboratorios capaces de cultivar estas bacterias productoras de magnetos, que son comunes en muchos ambientes de agua dulce y marina en la Tierra.

Bazylinski fue uno de los nueve investigadores que condujeron el trabajo de cuatro años, financiado por el NASA Astrobiology Institute. Un reporte de su investigación aparece en la edición de Diciembre '00 de la revista Geochimica et Cosmochimica Acta.

"No aseveramos que esto es prueba de vida en Marte", dijo el Dr. Everett Gibson, un astrobiólogo en el Johnson Space Center de la NASA en Houston, Texas, quien también participó en el estudio.

"Lo que estamos afirmando es que estas magnetitas (del meteorito) son básicamente indiferenciables de ciertas magnetitas biogenicas (producidas biológicamente) en la Tierra. Y más aún, que no conocemos otro mecanismo para producirlas, en la Tierra o en Marte", dijo Gibson.

Los científicos piensan que estos cristales viajaron desde Marte en el meteorito y no fueron producidos en la Tierra por las bacterias que contaminaron el meteorito después de que arribó a la Antártica.

"Esa era una preocupación real - si pudiesen (los cristales de magnetita) ser contaminación Terrestre", dijo Gibson. Pero varios hechos soportan un origen Marciano, incluyendo la profunda inclusión de los cristales en los carbonatos del meteorito y la preferencia de las bacterias productoras de magnetita por los ambientes de poco oxígeno, haciendo poco probable que tales bacterias pudieran vivir en donde se encontró el meteorito.

"Lo examinamos muy cuidadosamente y nos convencimos de que la magnetita tenía que ser de Marte", dijo Gibson. Nadie (en la comunidad científica) está realmente cuestionando eso".

Meteorito Allan Hills (ALH84001) Izquierda:  El meteorito Allan Hills (ALH84001), que los científicos piensan vino de Marte. El cubo negro es de 1 cm.

Este meteorito - llamado el meteorito Allan Hills por el campo de hielo Antártico donde fue encontrado - es el mismo que causó revuelo en 1996 proporcionando la primera evidencia potencial de vida bacteriana en Marte. Estos cristales de magnetita fueron una de las cuatro piezas de evidencia del meteorito que soportaron el anuncio del 96. Pero por entonces poco se sabía sobre las características específicas de la magnetita producida por bacterias.

"En ese punto, sólo sabíamos que había diminutos cristales de magnetita, pero no sabíamos mucho sobre ellos", dijo Gibson. "Y ahora los hemos estudiado en detalle, y los hechos por bacterias tienen las mismas propiedades (de los del meteorito)".

Los cristales hechos por bacterias productoras de magnetita son químicamente puros y libres de defectos en la estructura cristalina. Son levemente elongados en uno de sus ejes en particular, y varían en tamaño de 35 a 120 micras (una micra o nanometro es mil millonésimos de un metro). También muestran un particular patrón de facetas - como un diamante tallado. Estas propiedades son tan inusuales que sólo han sido vistas en cristales de magnetita producidos por procesos biológicos.

Los investigadores descubrieron que cerca de una cuarta parte de los cristales de magnetita en el meteorito tienen exactamente estas propiedades. Las otras tres cuartas partes se asume que se formaron geológicamente, dijeron los investigadores.

Las bacterias magnetotácticas (productoras de magnetita) son capaces de hacer tan precisos cristales porque controlan la construcción del cristal a un nivel atómico.

Bacteria Magnetotáctica Derecha:  Ejemplo de una bacteria magnetotáctica. Note la línea de levemente elongados cristales de magnetita por el centro de la bacteria. Imagen cortesía del Dr. Dennis Bazylinski de Iowa State University.

"Las magnetitas son ensambladas átomo por átomo dentro de la bacteria. Las bacterias forman una pequeña membrana que controla el crecimiento alrededor del cristal, y entonces bombean átomos de hierro hacia adentro de la membrana y forman estos cristales (que consisten de átomos de hierro y oxígeno). Controlando cuidadosamente el crecimiento del cristal con la membrana, las bacterias impiden que los cristales crezcan en una dirección y les permiten crecer en otra", dijo Gibson.

La dirección en la que la bacteria elonga los cristales maximiza la fuerza magnética de la magnetita. Las bacterias que son mayoritariamente del genus Magnetospirillum, alinean varios de estos cristales para que actúen colectivamente como una barra magnética, que permite a la bacteria alinearse con el campo magnético de la Tierra.

Por qué querría un bacteria alinearse con el campo magnético de nuestro planeta?
Resulta que tal comportamiento puede ayudar a un microbio acuático a encontrar agua con el contenido correcto de oxígeno. Generalmente, las diferentes concentraciones de oxígeno en un cuerpo de agua están ordenadas en capas horizontales, como los pisos de un edificio. Las líneas del campo magnético de la Tierra, además de apuntar hacia el polo, también hacen un ángulo vertical con el suelo. Estas líneas proveen una especie de "pozo de elevador" inclinado, que ayuda a la bacteria a revisar los "pisos del edificio", lo cual puede ser más eficiente que una búsqueda sin rumbo.

Pero tal compás interno sería inútil para una bacteria Marciana a menos que Marte tuviera un campo magnético natural como él de la Tierra.

"Cuando escribimos el artículo original en el 96, se pensaba que Marte nunca tuvo mucho campo magnético", dijo Gibson. "Pero entonces el Mars Global Surveyor detectó muy fuerte magnetismo remanente en algunas de las rocas en la corteza Marciana. ... Así que está claro que al principio Marte tenía un fuerte campo magnético, y ese es cercano al tiempo en el que pensamos que estas magnetitas fueron formadas: hace cerca de 3.900 millones de años".

En contraste, la bien documentada vida más temprana en la Tierra se remonta a entre 3.600 y 3.700 millones de años atrás, dijo Gibson. Ambos planetas se formaron hace cerca de 4.500 millones de años.

"Ahora estamos intentando contestar la pregunta sobre si las bacterias (productoras de magnetita) podrían realmente haber vivido en Marte, dijo Bazylinski. "Y hemos encontrado ciertos aspectos de su metabolismo que sugieren que hubieran podido lograrlo".

La revista Science recientemente publicó una investigación que mostraba evidencia de extendidas capas sedimentarias en Marte (en Inglés), que los investigadores interpretaron como el producto de antiguos lagos que alguna vez salpicaron la superficie de Marte. Debido a que estos lagos pudieron haber provisto el hábitat para las bacterias, este hallazgo soporta la posibilidad que pudieran haber existido bacterias en Marte, dijo Bazylinski.

Aún cuando la nueva evidencia del meteorito Allan Hills no prueba que la vida alguna vez existió en Marte, Gibson dijo que, "Pensamos que es evidencia difícil de explicar por medio de cualquier otra hipótesis".


Información Original de Science@NASA (en Inglés).



Actualización:

NASA News

Ames Research Center, Moffett Field, CA

RELEASE: 01-14AR
Feb. 26, 2001


Magnetite Chains

Arriba:
Modernas bacterias magnetotácticas, una muestra una cadena de cristales de magnetita, como se ve en el microscopio electrónico de barrido.


Abajo:
Cristales de magnetita y cadenas de Cristales de magnetita en el meteorito Marciano ALH84001 en el microscopio electrónico de barrido. Una cadena conspicua está indicada con flechas. El diámetro de un cristal es aproximadamente treinta millonésimas de milímetro.


Original e imagen de mayor resolución en NASA Ames Research Center (en Inglés).


"Un equipo internacional de científicos ha descubierto evidencia convincente de que los cristales de magnetita en el meteorito marciano ALH84001 son de origen biológico."

"Los investigadores encontraron que los cristales de magnetita incrustados en el meteorito están organizados en largas cadenas, que ellos dicen sólo pudieron haber sido formadas por organismos que alguna vez estuvieron vivos. Sus resultados fueron reportados en Feb. 27 en "Proceedings of the National Academy of Sciences."

Ver Press Release 01-14AR en NASA Ames Research Center (en Inglés).

Ver también Cadenas Magnéticas Marcianas de Ciencia@NASA.



 [MarsLife] Enlace hacia alguna evidencia fotográfica en la Galería de ARVAL


Para más información, enlace con el NASA - JPL Mars Meteorite Home Page (en Inglés).


Actualización:

Agua en Marte


NASA Science News
Marzo 23, 2004

Más Pistas Emergen sobre el Pasado Acuoso de Marte:

La Tierra puede no ser el único planeta que ha tenido mares salados. El rover Opportunity de la NASA ha descubierto evidencia de que las rocas cerca de su sitio de aterrizaje en Marte no solamente estuvieron mojadas alguna vez, sino de que probablemente se formaron en el fondo de un cuerpo de agua salada que fluía suavemente.

Cráter en Marte Esta imagen muestra una vista panorámica del cráter donde el rover Opportunity ha estado explorando desde su dramática llegada al final de Enero 2004. El módulo de aterrizaje del rover es visible en el centro de la imagen. Las huellas de sus ruedas revelan el progreso del rover.
Crédito de la Imagen: NASA/JPL/Cornell.
Seleccione para una imagen más grande

"Pensamos que Opportunity está ahora en lo que una vez fue el borde de un lago salado en Marte", dijo el Dr. Steve Squyres de Cornell University, Ithaca, N.Y., investigador principal para la carga científica del Opportunity y su rover gemelo de exploración en Marte, Spirit.

El Dr. Ed Weiler, administrador asociado de NASA para ciencia espacial, dijo, "Esta dramática confirmación de agua superficial en la historia de Marte continúa en una progresión de descubrimientos sobre el más parecido a la Tierra de los planetas. Este resultado nos da ímpetu para expandir nuestro ambicioso programa de explorar Marte para saber si los microbios vivieron alguna vez allí, y ultimadamente si podemos nosotros.

En una conferencia en NASA anunciando los hallazgos, el Administrador de NASA Sean O'Keefe dijo que el descubrimiento tendría "profundas implicaciones para la exploración futura".

Lechos Cruzados y Guirnaldas Esta vista ampliada desde el Opportunity muestra una porción de una roca Marciana con estratos delgados en ángulos unos con otros. Las trazas negras para interpretación delinean estratos que indican que los sedimentos que formaron la roca fueron depositados en agua que fluía. Las trazas azules para interpretación indican fronteras entre los estratos.
Crédito de la Imagen: NASA/JPL/Cornell/USGS.
Seleccione para una imagen más grande

Los patrones ondulados en las rocas en Meridiani Planum sugieren que la tierra allí fue una vez una salina o playa, a veces cubierta por agua llana y a veces seca, dijo el Dr. John Grotzinger, miembro del equipo de ciencia del rover del Massachusetts Institute of Technology, Cambridge. Tales ambientes en la Tierra, al borde de océanos o en cuencas desérticas, pueden tener corrientes de agua que producen los tipos de ondulaciones vistas en las rocas de Marte.

Según Grotzinger, los granos de sedimento, del tamaño de granos de arena, que forman las rocas fueron conformados en ondulaciones por agua con al menos 5 centímetros de profundidad -- posiblemente mucho más -- y fluyendo a una velocidad en el rango de 10 a 50 centímetros por segundo.

Patrones reveladores llamados "crossbedding" (lechos cruzados) y "festooning" (guirnaldas), en los que algunos estratos dentro de una roca quedan en ángulos con los estratos principales, llevaron a los científicos a la conclusión de que las formas onduladas se formaron bajo una corriente de agua -- y no de viento. Los estratos en guirnaldas tienen curvas en forma de sonrisa que son producidas cuando los sedimentos sueltos son movidos por agua.

"Los patrones formados por viento se ven diferentes de los formados en agua", dijo Grotzinger. Algunos patrones vistos en la afloración que el Opportunity ha estado examinando pudieran haber resultado del viento, pero otros son evidencia confiable de flujo de agua.

Hasta ahora, los hallazgos no especifican por cuánto tiempo el agua líquida cubrió el área, o cuánto tiempo atrás, pero los controladores de NASA en el Jet Propulsion Laboratory de Pasadena, California, planean enviar al Opportunity a través de la planicie hacia una exposición de rocas más gruesa en la pared de un cráter, lo que debería añadir a la historia.

Esférulas Una segunda línea de evidencia, observaciones de cloruros y bromuros en las rocas, también sugieren que el agua cubría la superficie cuando estas rocas se estaban formando. Los científicos del rover presentaron algunas de estas noticias hace tres semanas como evidencia de que las rocas se habían al menos remojado en agua rica en minerales, posiblemente agua subterránea, después de que se formaron. La seguridad aumentada por los hallazgos de bromuros fortalece el caso de que las partículas que formaron las rocas se precipitaron de agua en evaporación cuando las concentraciones de sales subieron por arriba de la saturación.
Ver JPL News -- Minerals in Mars 'Berries' Adds to Water Story (Marzo 18, 2004)

El Dr. James Garvin, científico principal para la exploración de Marte y la Luna en NASA, Washington, dijo "Muchas características en la superficie de Marte que las naves en órbita nos han revelado en las pasadas tres décadas parecen signos de agua líquida, pero nunca antes habíamos tenido esta clase de evidencia definitiva de las rocas Marcianas mismas. Planificamos el Proyecto de Exploración del Rover en Marte para buscar evidencia como esta, y está teniendo un éxito mejor del que teníamos derecho a esperar. Algún día debemos recolectar estas rocas y traerlas a laboratorios Terrestres para buscar en sus historias pistas sobre el potencial biológico de Marte".

Dijo Squyres, "El tipo particular de roca que el Opportunity está encontrando, con sedimento de evaporita de agua estancada, ofrece excelentes capacidades para preservar evidencia de cualquier material bioquímico o biológico que pueda haber estado en el agua.

El "Reconnaissance Orbiter" de NASA, que será lanzado en el 2005, buscará en todo el planeta sitios con minerales relacionados con el agua y ayudará a identificar sitios para futuros aterrizajes.

Los ingenieros del JPL ahora esperan que los rovers Opportunity y Spirit operen varios meses más que las misiones primarias iniciales de tres meses en Marte. Para analizar indicios de lechos cruzados, los controladores de la misión programaron al Opportunity para mover su brazo más de 200 veces en un día, tomando 152 fotografías microscópicas de estratos en una roca llamada "Last Chance".


Para información sobre la misión de los rovers en Marte, visite
http://marsrovers.jpl.nasa.gov/ y http://athena.cornell.edu/.


Información Original de NASA - More Clues Emerge to Mars' Watery Past




Actualización:

Rover: Condiciones Anteriores Adaptadas para la Vida en Marte


NASA Science News
Marzo 12, 2013

Rover: Condiciones Anteriores Adaptadas para la Vida en Marte

Un análisis de una muestra de roca recientemente recogida por el rover Curiosity de NASA muestra que el antiguo Marte podría haber soportado microbios vivos.

"Una pregunta fundamental para esta misión es si Marte podría haber soportado un entorno habitable", dijo Michael Meyer, principal científico para el programa de exploración de Marte de la NASA en la sede de la Agencia en Washington. "Por lo que sabemos ahora, la respuesta es sí."

El mes pasado, Curiosity perforó en una roca sedimentaria cerca de un antiguo torrente en el cráter Gale. En el polvo de la muestra del taladro, los científicos han identificado azufre, nitrógeno, hidrógeno, oxígeno, fósforo y carbono -- algunos de los ingredientes químicos claves para la vida.


Información Original de NASA Science News - Rover: Conditions Once Suited for Life on Mars



Actualizada: Marzo 24 '04, Marzo 13 '13

Optimizada para ser vista con MS Internet Explorer.

Regreso: Observatorio ARVAL - Galería de Imágenes (Vida en Marte?)

Mensajes:
Comunicaciones